Un caso de embarazo y endometriosis en Argentina

//Un caso de embarazo y endometriosis en Argentina

Un caso de embarazo y endometriosis en Argentina

Este artículo de La Voz de Argentina aporta un importante testimonio interesante en relación al embarazo y la endometriosis.

Una mujer cordobesa presentó un recurso de amparo para solicitar que la obra social le cubra los gastos de un tratamiento de fecundación in vitro. Hasta acá, todo bastante común. Pero Susana Bergoglio (33) padece endometriosis en su fase más severa, una enfermedad que le causa infertilidad y que paradójicamente, según su ginecólogo, mejoraría o se frenaría justamente con un embarazo.

El reclamo judicial a la Obra Social de Petroleros (Ospe) ingresó en el Juzgado Federal N° 2, el 24 de abril pasado.

Según su frondosa historia clínica en tres sanatorios privados de la ciudad de Córdoba, Bergoglio realizó todos los tratamientos necesarios para procrear un hijo y detener la patología: dos cirugías por videolaparoscopía y dos ciclos de inseminación intrauterina. En ningún caso se logró la fecundación.

Con este cuadro, el único método posible de embarazo sería un tratamiento de fertilización in vitro. El costo aproximado de la intervención es de 12 mil pesos, más cinco mil de farmacia.

Bergoglio solicitó a Ospe la cobertura total de los gastos. Le respondieron que el tratamiento no está incluido en el Programa Médico Obligatorio (PMO). “La obra social siempre brinda la cobertura prevista en la normativa vigente, como ser el tratamiento de la endometriosis, ya sea a través de procedimientos quirúrgicos o farmacológicos”, respondió Daniel Lew, gerente de prestaciones de Ospe a La Voz del Interior.

Susana y su marido, Alfredo Ortiz (36), ambos empleados y de Villa Dolores, argumentan que la infertilidad es una enfermedad. Por ende, consideran, debería tener cobertura médica.

Lew indicó que “la seguridad social no tiene obligación de otorgar cobertura para el tratamiento de la infertilidad”. No obstante, precisó, “la obra social ofrece la evaluación y eventual tratamiento a través de prestadores propios”. “Pero claramente hay excepciones, en las que se analiza caso por caso”, precisó el gerente de Ospe.

Lew indicó, también, que no existe evidencia científica que respalde la afirmación de que el embarazo “cure” o “mejore” el proceso endometriósico. “Esto puede ser una afirmación del médico tratante o un argumento para la obtención de la cobertura que no tiene respaldo desde la ciencia médica”, dijo.

Por su parte, el ginecólogo de la mujer, Andrés Juárez Villanueva, indicó a este diario: “La paciente agotó todas las instancias posibles. Se recomienda categóricamente una fecundación in vitro como tratamiento para su infertilidad“. Y explicó: “El embarazo produce progesterona, la cual provoca una involución de la endometriosis“.

Los abogados de la mujer, Maximiliano Machuca y Francisco Casanegra, argumentaron en la medida cautelar que la obra social viola los derechos a la salud y a la procreación contemplados en la Constitución Nacional, en numerosos tratados internacionales y en la Ley de Salud Reproductiva. Dijeron que el PMO no debe vulnerarlos.

“Es el mismo caso de la obesidad que hasta que no fue ley nadie se quería hacer cargo de las cirugías”, asegura Bergoglio.

Por ahora, y desde hace años, Susana toma anticonceptivos todos los días. Con ello evita los dolores extremos y hasta los desmayos. Pero no menstrúa. “Con la in vitro tengo 25 por ciento de posibilidades de quedar embarazada. Sin riesgos, puedo tener un hijo y mejorar mi salud”.

Nueve años de tratamientos

A Susana le descubrieron endometriosis en 2000, un año después de que se casó. Es un problema subdiagnosticado que afecta a entre siete y 10 por ciento de las mujeres. El endometrio es el tejido que recubre el útero, que se ubica afuera de su lugar normal y en diferentes sectores del cuerpo.

Susana tiene focos de endometrio en la vejiga, en el intestino y hasta en la nariz. Perdió parte de un ovario por la adherencia de un quiste.

En cada ciclo, menstrúa en el lugar donde está el tejido. Ese material biológico en parte se absorbe y el resto suele transformarse en quistes. “Cuando mestruo, lo hago por todas partes”, grafica. La obstrucción de las trompas produce infertilidad.

“El médico desde un principio me decía que es una enfermedad. Entonces, ¿por qué no puedo contar con la obra social para curarme?”, se pregunta.

–¿Por qué cree que no lo cubren?

–Porque la medicina avanza y las obras sociales se rigen por el plan médico obligatorio, que te da lo básico. La intervención in vitro antes era sólo para quedar embarazada, pero no para enfrentar una enfermedad. El segundo tema es la plata. No se quieren hacer cargo de tratamientos tan caros.

Fuente: La Voz de Argentina

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio: 3,00 sobre 5)
Cargando…
2017-01-23T00:45:33+00:00

Leave A Comment