Es un bloqueo parcial o total del intestino que provoca una insuficiencia de éste para evacuar los contenidos intestinales. También se conoce como oclusión intestinal. Puede ser una complicación de afectadas por endometriosis que hayan sido multioperadas.oclusion-intestinal

Causas, incidencia y factores de riesgo

La oclusión del intestino puede deberse a:

  • Una causa mecánica, lo que significa simplemente que hay algo en el camino.
  • Íleo, una afección en la cual el intestino no funciona de manera correcta, pero no existe un problema estructural.

El íleo paralítico, también llamado seudoobstrucción, es una de las principales causas de oclusión intestinal en bebés y niños. Las causas del íleo paralítico pueden abarcar las siguientes:

  • Alteraciones químicas, electrolíticas o minerales, como la disminución de niveles de potasio
  • Complicaciones de una cirugía intraabdominal
  • Disminución del suministro de sangre al área abdominal (isquemia de la arteria mesentérica)
  • Daño al suministro de sangre abdominal
  • Infección intraperitoneal
  • Enfermedad renal o torácica
  • Uso de ciertos medicamentos, especialmente narcóticos

En los niños mayores, el íleo paralítico puede deberse a una intoxicación alimentaria, con virus o bacterias (gastroenteritis) que algunas veces está asociada con peritonitis secundaria y apendicitis.

Las causas mecánicas de la oclusión intestinal pueden abarcar:

  • Crecimiento de tejido anormal
  • Adherencias o tejido cicatricial que se forma después de cirugía
  • Cuerpos extraños (materiales ingeridos que obstruyen los intestinos)
  • Cálculos biliares
  • Hernias
  • Retención fecal (heces)
  • Intususcepción
  • Tumores que bloquean los intestinos
  • Vólvulo (torsión del intestino)

Síntomas

  • Distensión abdominal
  • Llenura abdominal por gases
  • Dolor abdominal y cólicos
  • Mal aliento
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Vómitos

Signos y exámenes

Mientras ausculta el abdomen con un estetoscopio, el médico puede escuchar borborigmos de tono alto al iniciarse la obstrucción mecánica. Si la obstrucción ha persistido por largo tiempo o si el intestino está muy lesionado, los borborigmos disminuyen hasta finalmente desaparecer.

El íleo paralítico se caracteriza por la disminución o ausencia de los borborigmos.

Entre los exámenes que muestran la oclusión están:

  • Tomografía computarizada abdominal
  • Radiografía abdominal
  • Enema opaco
  • Tránsito esofagogastroduodenal

Tratamiento

El tratamiento implica la colocación de una sonda a través de la nariz hasta el estómago o el intestino para ayudar a aliviar la distensión abdominal y el vómito.

Se puede necesitar cirugía para aliviar la obstrucción si la sonda nasogástrica no mejora los síntomas o si hay signos de necrosis.

El tratamiento de la obstrucción intestinal es esencialmente quirúrgico y en general de urgencia. Sin embargo en algunos enfermos, en los cuales no hay signos de compromiso vascular, se puede esperar un plazo razonable para que la obstrucción ceda con «tratamiento médico».

En este grupo se incluye en general a enfermos con obstrucción simple por adherencias, especialmente a enfermos con obstrucciones previas o a repetición, o enfermos con obstrucción secundaria a un proceso inflamatorio que se espera pueda disminuir con tratamiento médico, como por ejemplo una diverticulitis aguda.

El tratamiento fundamental es el reposo intestinal y la intubación nasogástrica para la descompresión del tubo digestivo alto, en especial si los vómitos son abundantes. Si la sonda gástrica, bien manejada, no drena una cantidad significativa y el paciente no tiene vómitos, puede retirarse o incluso no instalarse. Junto a la descompresión intestinal, es muy importante el aporte de líquidos y electrolitos por vía endovenosa para corregir la deshitración y los desequilibrios hidroelectrolíticos y ácido básicos que pueden ser muy graves. Los antibióticos tienen clara indicación terapéutica en los casos con compromiso vascular y gangrena intestinal. Su uso en forma profiláctica también se recomienda en los casos de obstrucción simple que van a la cirugía.

Si se ha optado por el tratamiento médico en un paciente no complicado, habitualmente se da un plazo de 12-24 horas para observar si la evolución es favorable y aparecen signos de desobstrucción, como el comienzo de la expulsión de gases y el alivio del dolor. En caso contrario, aún cuando no haya signos de estrangulación, se debe proceder al tratamiento quirúrgico.

La intervención quirúrgica en los casos de obstrucción de intestino delgado por bridas o adherencias puede ser muy simple como la sección o liberación de una brida aislada que ocluye al intestino, como muy difícil en casos en los cuales el abdomen está lleno de adherencias y la liberación del intestino ser muy laboriosa e incluso riesgosa de daño accidental en este intento. En los enfermos con compromiso vascular y gangrena intestinal, por supuesto que el procedimiento debe ser la resección del segmento intestinal comprometido y el aseo peritoneal correspondiente.

En el tratamiento quirúrgico de la obstrucción de colon, la cirugía puede ser más compleja y el cirujano puede enfrentarse a diferentes alternativas terapéuticas, en especial en los casos de obstrucción de colon izquierdo. Debe tener presente que en la mayoría de los enfermos debe intervenir sobre un colon no preparado, factor que en general contraindica una anastomosis primaria luego de la resección del segmento comprometido.

En el tratamiento del ileo biliar, el procedimiento está destinado a liberar la obstrucción intestinal, lo que se consigue con una enterotomía que permite la extracción del cálculo ocluyente. La fístula biliodigestiva se deja para ser reparada en un segundo tiempo.

Manejo de obstrucción de intestino delgado por adherencias

En este caso extraído de otro artículo se recomienda intervención por laparoscopia:
El tratamiento quirúrgico convencional para la obstrucción intestinal por adherencias es via laparotómica. De cualquier manera, con la llegada de la cirugía minimamente invasiva, determinadas medidas correctivas pueden realizarse por laparoscopia o con manejo asistido por laparoscopia. El diagnóstico de obstrucción intestinal puede ser confirmado por laparoscopia con certeza entre 70-99%. Esto evita pruebas costosas y ofrece tratamiento al mismo tiempo. La laparoscopia juega un papel importante en las obstrucciones intestinales recurrentes o intermitentes. Esta permite a los cirjanos conocer la localización, causa y tipo de la obstrucción y la viabilidad del intestino. La adhesiolisis del intestino es un procedimiento seguro y efectivo para la obstrucción intestinal recurrente causada por adherencias. Además se asocia a menor recurrencia de adherencias que el abordaje laparotomico. Comparado con las complicaciones tras laparotomia, aquellas tras laparoscopia como ileo postquirurgico, neumonía e infeción quirurgica son menos frecuentes

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico varía según la causa de la obstrucción.

Complicaciones

Las complicaciones pueden abarcar o pueden llevar a:

  • Desequilibrios electrolíticos
  • Infecciones
  • Ictericia
  • Gangrena del intestino
  • Perforación (orificio) del intestino

Si la obstrucción bloquea el suministro de sangre al intestino, el tejido puede morir, causando infección y gangrena. Los factores de riesgo para la muerte del tejido son, entre otros cáncer intestinal, enfermedad de Crohn, hernia y cirugía abdominal previa.

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si se presenta distensión abdominal persistente y si usted no es capaz de eliminar las heces o gases o si aparecen otros síntomas de oclusión intestinal.

Prevención

La prevención depende de la causa. El tratamiento de afecciones, como tumores y hernias, relacionados con la oclusión puede reducir el riesgo.

Algunas causas de la oclusión no se pueden prevenir.

Fuentes:

  • MedlinePlus
  • Cirugest
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…