Algunas enfermedades pueden, con sólo padecerlas, ocasionar problemas al momento de intentar concebir un hijo. Muchas de ellas son imperceptibles. Cuáles son las más peligrosas
La dificultad para tener hijos suele estar acompañada por distintos padecimientos, que en mayor o menor medida influyen e incrementan este problema común a muchas parejas en la actualidad.

Ignacio de Zúñiga, especialista en Ginecología y Reproducción Humana y director médico de Pregna – Medicina Reproductiva, enumeró las cinco enfermedades principales que afectan la capacidad de concebir.
Ellas son:
Problemas de peso (obesidad o anorexia): los aumentos o descensos desmedidos y abruptos pueden producir alteraciones en la liberación de las hormonas encargadas de la regulación del ciclo reproductivo. En estos casos, el ginecólogo aconseja consultar a un especialista en nutrición y en reproducción humana.

Problemas tiroideos: este tipo de padecimientos, muy frecuentes y por lo general asintomáticos, pueden llevar a trastornos ovulatorios y problemas de fertilidad. Algunos de los “avisos” que da esta enfermedad son los trastornos en el peso, en el sueño y la intolerancia al frío o al calor.

Celiaquismo: trastornos alimentarios de esta índole pueden alterar la absorción de sustancias esenciales para el metabolismo hormonal y ser, muchas veces, el factor responsable de la infertilidad. Si bien su diagnóstico es más complejo, distensión abdominal, diarreas crónicas y pérdida de peso pueden alertar de su presencia.

Endometriosis: en la mayoría de las mujeres que sufren dolores moderados a severos en sus menstruaciones por lo general se da un fenómeno conocido como menstruación retrógrada. Esto quiere decir que, además de pasar hacia la vagina, parte del sangrado va hacia las trompas y se dirige hacia el abdomen. En algunos casos, esta situación puede producir irritación, y en cuadros más graves la implantación de ese tejido, produciendo una enfermedad llamada endometriosis.

Se trata de un padecimiento crónico que se autoalimenta con cada menstruación, y produce desde dolores intensos hasta quistes en los ovarios y adherencias de los propios tejidos (trompa, útero, intestino, etcétera) alterando el correcto funcionamiento reproductivo.

Tabaquismo: el cigarrillo es, para De Zúñiga, tal vez el más frecuente de todos los factores. Puede ocasionar trastornos en la calidad de los óvulos, embriones y en la implantación. Las posibilidades de embarazo y éxito del mismo se ven aumentadas en un 50% en aquellas mujeres que no fuman, aseguró el especialista.

Salvo la adicción al tabaco, el resto de los padecimientos no pueden evitarse. Por eso, De Zúñiga recomienda la consulta médica ante cualquier síntoma extraño, para poder detectar la enfermedad a tiempo y brindar el tratamiento adecuado para atenuar sus consecuencias.

Fuente: Infobae
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (¡Haz la primera valoracion!)
Cargando…