Las residencias de mayores son un servicio imprescindible en nuestra sociedad y tal como nos explican en mialsalud.com las familias tienen una importancia fundamental en su funcionamiento. Los temas de trabajado, el estado de salud de las personas mayores o el de los propio cuidadores hace necesario recurrir a una residencia para personas mayores.

Muchas mujeres con endometriosis nos han explicado a lo largo que lo años que, debido a padecer una enfermedad crónica, han necesitado contar con la ayuda de este tipo de centros, en los cuales su padre o su padre recibe los cuidados que necesita y la paciente puede recuperar mejor y también colaborar con la residencia. No es correcto ese pensamiento que un familiar se limita a visitar a su pariente en centro de personas mayores.

Un familiar puede colaborar con el centro y sin que la persona mayor que está en el mismo pierda su protagonismo y esto es aplicable también a los llamados centro de día, donde la persona pasa unas horas al día y después vuelve a su casa a dormir. Un familiar es un figura clave que ayuda mucho al cuidado de los ancianos, pudiendo adaptar si nivel de participación a sus posibilidades físicas y de salud.

La endometriosis es una enfermedad cuyo síntoma más frecuente es el dolor intenso mientras dura el periodo, lo que se conoce como dolor menstrual. En esos momentos la persona cuidadora puede descansar y cuando se encuentra mejor participar de forma más activa en los cuidados.

Las residencias de mayores deben disponer de profesionales de la salud que se preocupen porque haya una buena relación con la familia, la fluidez en la comunicación y la participación mejora la estancia, esto toma más importancia cuando la persona mayor tiene que vivir de forma permanente en el centro. En esta relación con la familias los especialistas del centro también trabajan el sentimiento de culpa que a veces surge por llevar a un ser querido a la residencia pese a saber que es el sitio donde mejor están.

Cuando se tenga que tomar la decisión de llevar a un familiar a un centro es importante comprobar que tengan los protocolos bien definidos, tanto para la información previa, como para el ingreso y las siguientes semanas. También hay que informarse del tiempo que lleva operando y de las opiniones que otras personas han compartido en Internet.

Otro aspecto importante es que siempre que se pueda, los familiares lleven al residente a realizar actividades externas a las residencias como salir a comer, pasear o incluso un viaje o salida de vacaciones si su estado de salud lo permite.