En la actualidad existe un gran numero de mujeres que han sido diagnosticadas con endometriosis. Muchas de ellas han conseguido con la práctica del yoga la recuperación del bienestar

Cómo puede ayudarte el yoga si tienes endometriosis

Es importante iniciar explicando que la endometriosis es un problema bastante común. Suele presentarse en un gran número de mujeres ya que cuenta con diferentes causas. Una de las principales son los antecedentes familiares. 

En algunas circunstancias el tejido endometrial no se expulsa de forma natural. Sino que éste puede retroceder y ubicarse en diversas áreas de los órganos sexuales. También puede situarse en los órganos que se encuentran alrededor. La consecuencia es un endurecimiento de la zona, mucho dolor y múltiples problemas como cambios en la menstruación, pólipos, miomas uterinos o infertilidad.

¿Cómo ayuda el yoga en la disminución de los síntomas de la endometriosis?

Una vez está confirmado el diagnóstico de endometriosis hay pacientes que requieren la realización de operaciones. Otras solo requieren la aplicación de tratamientos para endometriosis. Como por ejemplo la incitación de la menopausia, interrupciones del dolor y la observación frecuente del ginecólogo.

Existe muchísima información acerca de esta enfermedad, así como técnicas de yoga que proporcionan gran cantidad de opciones que favorecen la regularización. Además de colaborar con la disminución de los dolores y el flujo menstrual.

Pueden ser realizadas series que mezclen asanas y pranayamas. A la vez que puede ser empleada la reflexología podal y el reiki. El objetivo es el de generar una mejora en las pacientes que sufren de este problema. Todo ello forma parte de lo que se conoce como tratamientos naturales para la endometriosis.

Originando como resultado que la práctica del yoga permita disminuir gradualmente la necesidad de recibir los tratamientos y operaciones que suelen recetarle a las mujeres que sufren de este mal, por lo que podrán notar como van disminuyendo los diferentes síntomas.

Consideraciones a tener en cuenta

Inicialmente, se debe evitar la realización de posturas invertidas cuando se está pasando la menstruación. Éstas ayudan a que el endometrio retroceda y no se van a generar los resultados que se están buscando.

Además, se deben reducir todas esas prácticas que originen bombeos abdominales. Como por ejemplo, Sat Kriya,  pranayamas, Kapalabhati, Angi Prana, Bhastrika y las retenciones respiratorias como las kumbhakas. 

Están recomendadas la ejecución de las prácticas suaves y restaurativas que aumenta la sensación de calma y colaboran con la disminución de los dolores.

Cuando no se estás pasando por la menstruación se deben reactivar los centros glandulares superiores: hipotálamo, pituitaria y pineal por medio de la realización de meditaciones o ásanas, como Balasana, Adho Mukha, Sarvangasana.

También es recomendable la estimulación de la glándula tiroides con la realización de Halasana y Jalandhara Bandh. Así como la reactivación del sistema circulatorio. Éste es el responsable de la movilización de las hormonas y de mejorar la elasticidad del útero y los ovarios.

Se puede activar el sistema respiratorio, con la finalidad de colaborar con el corazón en el transporte de la sangre con pranayamas y la ejecución de ásanas que prensen y descompriman el útero, empleando Ardha Baddha Padma Paschimottanasana, Janu Sirsasana y Ustrasana.